sábado, 6 de junio de 2009

2001: A Space Odyssey

Son muchas las cosas que podría decir sobre la impresión que me dejó 2001: A Space Odyssey. Resumiendo la experiencia, algo que llamó poderosamente mi atención fue la representación del futuro que se hace en el film. Teniendo en cuenta que la película es de 1968, resulta interesante tomar las ideas futuristas de aquél entonces para contrastar con el presente.

Siendo un elemento notable en 2001, tengo que mencionar a HAL, una computadora con habilidades sorprendentes como hablar y razonar tal cual lo hacen los humanos. Las capacidades de HAL son tan extraordinarias que su puesta en escena trasciende como si se tratase de uno de los actores del film. Es así como percibo a HAL; intangible pero viva, mientras se desencadena un conflicto que busca plantear la relación hombre-máquina. Sin embargo, queda mucha tela que cortar sobre esta supercomputadora y el resto de la película; las interpretaciones de 2001 siguen siendo tema de discusión hoy día.

Otro punto que no puedo pasar por alto tiene que ver con algo que leí después de ver 2001. Vía Wired me entero de la sincronización entre "Echoes" y "Jupiter and Beyond the Infinite", la cual ha generado el rumor de que Pink Floyd habría compuesto la canción para el último segmento de la película. Detalles como los 23 minutos de "Echoes" versus los 23 minutos de "Infinite", cambios de la música en el momento justo y referencias a planetas en la letra de la canción, sugieren que la sincronización fue intencional.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario